¿Hace falta Trujillo?

¿Has visto una gota de agua caer sobre una roca? ¿Qué dirías al ver detenidamente como baña la roca? ¿Pensarías que las suaves gotitas se deslizan sin provocarle ningún daño? Pues, la experiencia ha demostrado que después de un tiempo la gota perfora la roca. 
Algo similar esta ocurriendo en nuestro país, que de tanto invocar el nombre de Trujillo, atrajimos la presencia de su nieto, como una especie de mesía que pueda librarnos de la delincuencia y la criminalidad que tiene a toda la sociedad en zozobra
De acuerdo al filosofo italiano Giambattista Vicola historia no avanza de forma lineal empujada por el progreso, sino en forma de ciclos que se repiten en espiral.
La explicación de la creciente simpatía hacia el nieto de un dictador que gobernó con manos de hierro, es consecuencia de la debilidad que muestran las autoridades para detener el crimen. Pues tienen las manos atadas, ya que son los primeros violadores de las leyes y no se puede exigir, lo que no se puede dar. La ley entra por casa, dice un refrán popular.
Trujillo fue un dictador que a pesar de todo lo malo que arrastra el totalitarismo, supo mantener a raya la delincuencia que hoy nos agobia, a los haitianos que nos han invadido, a un país libre de endeudamiento y por tanto soberano. Cuando se escucha: “Hace falta Trujillo”, muchos aplauden. Pero siempre aparecen voces adoloridas por la experiencia dictatorial y pronuncian un “Eso ¡nunca más!”.
Unos odian su memoria y otros la veneran. Se desatan entonces, las pasiones. El pro y el contra. Pero sigue el reciclaje de tales expresiones, sin que ello se vaya a acabar mientras sigamos gobernados por la clase política más corrupta y perversa de la historia dominicana.
Según la distribución de la edad de los dominicanos hasta el 9 de julio de 2017: el 27.06% tiene menos de 14 años; el 18.3 % esta entre los 15 y 24 años; el 39.54%, entre los 25 a los 54 años; el 7,67%; de los 55 a los 64 y el 7.43%, entre los 65 y más.
Hace 57 años, que salimos de una dictadura militar para caer en la dictadura de un partido, que ha resultado peor. Quedarse en el pasado, es no evolucionar.
Hoy los haitianos entran y salen del país cuando les da la gana, como chivo sin ley, porque cuentan con la protección de las potencias económicas que compraron nuestra soberanía. Bajo la excusa de proteger los derechos humanos han llenado al país de ONG para protegerlo.
La corrupción rampante, la inmunidad, la impagable deuda y la invasión pacifica de haitianos son realidades, más que suficiente para que gritemos a todo pulmón: ¡¡¡¡Hace falta un Trujillo!!!!
Lic. Elias Samuel Rosario Mata
Abogado residente en Panamá
eliassam16@hotmail.com
——————————————————————————————–

Cuando el capitán retirado del Ejercito, Jair Bolsonato lanzo su candidatura para la presidencia de Brasil, la mayoría de los analistas políticos consideraron que era una acción descabellada fruto de una mente desequilibrada.

Ni sus amigos mas cercanos, veían la posibilidad de que ganara unas elecciones presidenciales, pues arrastraba un historial muy negativo. Había sido un diputado mediocre que, en siete periodos, solo logro la aprobación de dos proyectos de leyes. Como militar había sido expulsado, por criticar públicamente los bajos salarios de los subalternos.

Se había declarado ultra derechista y firme defensor de la dictadura, llegando al extremo, de pedir la disolución de la cámara de diputado, tomando como ejemplo a Fujimori en Perú.

Entre los lideres políticos era considerado toxico por sus pronunciamientos machistas, raciales y homofóbicos en contra de las mujeres, los gays y los afrobrasileños, una actitud que provoco multitudinarias manifestaciones y enfrentamientos entres seguidores y adversarios. Por lo que, según las encuestas el 45% de la población rechazaba su candidatura.

No obstante, en una sociedad que estableció un récord el año pasado con 63,800 homicidios, Bolsonato escogió como slogan de campaña “manos duras contra el crimen” prometiendo combatir la criminalidad, para lo cual prometió implantar la pena de muerte, darle autoridad a la policía para matar y eliminar parte de los requisitos para la tenencia de armas. O sea, convertir al país en un campo de batalla.

Cabe preguntarse ¿Cómo es posible que un pueblo elija para presidente a un hombre, que se manifieste abiertamente en contra del derecho a la vida y crea que con la violencia se puede vencer la violencia?

Un buen ejemplo del fracaso de esta lucha contra el crimen, es Filipina, donde un plan similar implementado por Dutete, redujo lo en un 9.8%, pero aumento los asesinatos en un 22.75% en su primer año de gobierno.

En nuestro país, con el surgimiento de Ramfis Trujillo en el escenario político, la atmosfera dominicana fue inundada de las voces de un sector, que proclamándose anti trujillista, se opone a que el nieto del dictador participe en a actividad política.

Pero, por otro lado, los altos niveles de delincuencia y criminalidad, que mantienen a la sociedad aterrorizada propiciaron el levantamiento de una oleada de defensores de la dictadura trujillista y por consiguiente seguidores del nieto del dictador.

Ramfis  esta utilizando como punta de lanza de su campaña el combate al crimen, pero centrado en la corrupción, que como bien afirma: los delincuentes de abajo imitan a los de arriba, estableciendo una diferencia del cielo a la tierra, con Bolsonaro, quien pretende masacrar a los de abajo, donde muchos de ellos han caidos por las faltas de oportunidades.

Brasil con 30.5 de homicidios por cada 100 mil habitantes y la Republica Dominicana con 30.2 están bailando pegao en el escenario del crimen. Los dos países están entre los diez primeros lugares en el mundo, según el informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el año pasado. Respecto a la corrupción son hermanos gemelos.

Hay un clamor generalizado, que esta resonando por todo el mundo en contra del cáncer de la corrupción gubernamental, que es la causa principal, que esta empujando a las gentes a abandonar sus tierras para buscar mejores condiciones de vida, creando un difícil problema migratorio.

El Partido de los Trabajadores, que una vez representó la esperanza de los pobres, terminó convirtiendo a Brasil en un exportador de la corrupción. Mientras que, nosotros con el PLD, pasamos a ser el centro de operaciones de dicha actividad.

Actualmente en los tribunales dominicanos se esta ventilando un caso de corrupción, que estremeció al mundo, cuya raíz se encuentra en Brasil. Con el ascenso de Bolonato al poder, renace la esperanza de que no quede bajo el manto de la impunidad.

Lic. Elías Samuel Rosario Mata

Abogado, residente en Panamá

————————————————————————————-

La entrada triunfal de la Ramfimania a Panamá

El pasado domingo 13 de mayo participamos del lanzamiento del equipo, que dirigirá la campaña en Panamá del aspirante presidencial Ramfis Domínguez Trujillo. Un selecto grupo encabezado por los empresarios: David Castillo, Domingo Ortega y Enrique Astacio

Esta fue una ocasión muy especial, pues al llegar al lugar de encuentro, fuimos impactados por una gran algarabía y un entusiasmo fuera de lo común. Pudimos apreciar una muestra palpable del renacer del interés por la actividad política de la comunidad dominicana, que en su mayoría se había alejado de las urnas.

Por tal razón, de 8,205 electores empadronados, solo dos mil ejercieron el derecho al sufragio, lo que significa una abstención superior al 75 %. Y como cada dia llegan mas compatriotas, empujados por las faltas de oportunidades, actualmente hay mas 15 mil dominicanos empadronados, los cuales pueden influir para que los familiares que aun permanecen en el país también se unan a la causa.

El vacío de liderazgo que se siente en el panorama político dominicano, sumado a las frustraciones que hemos sufridos, después de cada contienda electoral, ha traído como consecuencia, un aumento progresivo de las abstenciones, alcanzando un nivel récord de un 31 % en las ultimas elecciones presidenciales.

El descrédito de los partidos tradicionales y la falta de relevo, han generados las condiciones para que la gente pierda interés en las elecciones, ya que nunca producen ningún cambio, que mejore la calidad de vida de la mayoría del pueblo.

Hay un grupito comiendo con la cuchara grande, mientras la mayoría esta pasando el niagara en bicicleta. Razón por la cual, sueñan con el surgimiento de un nuevo liderazgo, encabezado por un hombre de temple, que tenga el coraje para enfrentar con manos duras el aumento rampante de la corrupción, la criminalidad, la impunidad y la haitianizacion.

El levantamiento que ha provocado el lanzamiento de Ramfis Trujillo como aspirante presidencial, esta creando las espectativas de un cambio profundo. Ramfis está capitalizando el descontento creado por el cumulo de promesas incumplidas, la perdida de nuestra soberanía y el incremento del endeudamiento, entre otros males.

Ninguno de los otros aspirantes presidenciales, puede hablar de promesas, porque exceptuando a Luis Abinader, cada uno tuvo su oportunidad y en ves de cumplir lo prometido, deterioraron más la calidad de vida de los de abajo, que son la mayoría. Mientras que solo un grupito adquiere cada dia mas riquezas.

El pueblo esta hastiado, ha llegado al limite de la tolerancia, ya no soporta mas una invasión que comenzó de forma pacifica, pero se ha tornado violenta, el pueblo ve con preocupación los crímenes que están cometiendo algunos haitianos ante la apatía de las autoridades. Por lo que esta tomando la justicia en sus manos, con linchamientos y quemas de viviendas.

No podemos continuar mirando este tipo de barbarie, por culpa de los gobiernos que han permitidos, que las mafias organizadas, se sigan lucrando con el trafico de haitianos.

Trump ganó la presidencia de los EEUU, basando su campaña en frenar la inmigración. Ramfis tiene una propuesta similar y es una de las razones, que lo han convertido en un fenómeno político, que avanza con la fuerza de un huracán.

Un hecho que podemos comprobar mirando los resultados de la última encuesta Gallup, cuyos datos afirman, que el 68% de la población estaría dispuesta a votar por una nueva figura que previamente no se hubiera presentado como candidato presidencial.

Este alto porcentaje, es un mensaje claro, fuerte y contundente de que la gente no quiere ver en el Palacio a ninguno de los viejos dinosaurios, que hundieron al país, en un abismo de terror y miedo, donde hay que vivir entre rejas y sin salir a las calles de noche.

Otros porcentajes relevantes, es el de 42% de los dominicanos que ve con buenos ojos la candidatura presidencial de Ramfis y el de 46% que no sabe por quién votaría para la presidencia de la Republica Dominicana en las elecciones del 2020.

Estos resultados solo muestran las preferencias de los dominicanos residentes en el país, no cubre a los residentes en el exterior, que es donde Ramfis ha demostrado su mayor arraigo.

En las pasadas elecciones, nos unimos al creciente sector, que prefiere quedarse y no ir a perder el tiempo en largas filas, para votar sin la esperanza de que se produzca el cambio, que todos anhelamos. Pero la proyección que esta teniendo Ramfis, es una invitación para que todos trabajemos juntos hombro con hombro con el propósito de exterminar a la clase política mas corrupta y antinacionalista que ha gobernado a nuestro país.

Lic. Elias Samuel Rosario Mata,
Abogado residente en Panamá
eliassam16@hotmail.com