Ramfis y el Muro

Según la investigadora Élisabeth Vallet, profesora de geopolítica de la Universidad de Quebec, cuando cayó el muro de Berlín en el 1989. Solo existían 10 muros fronterizos. Sin embargo, a pesar de que todo el mundo celebró la reunificación de las dos Alemania. Este histórico acontecimiento no detuvo la construcción de nuevas barreras.

Actualmente existen 70 murallas, unas terminadas y otras en construcción.

¿Por qué se ha incrementado la presencia de estas medidas de protección?

De acuerdo a Reece Jones, de la Universidad de Hawái (EEUU) y autor de ‘Violent Borders’ (‘Fronteras Violentas’), levantar muros se convirtió en una cuestión clave entre las actividades de los estados para proteger a la población de la amenaza del terrorismo, la inmigración ilegal y el narcotráfico.

En nuestro caso, tenemos como vecino al país más pobre de América Latina, la construcción de una valla de contención, que nos permita regularizar la entrada y salida por nuestra frontera, es un clamor del pueblo, que debería de ser escuchado por nuestros gobernantes.

Pero ¡Que va! Aunque la presencia haitiana perjudica a las grandes mayorías, quienes trafican con ellos, quienes utilizan el descontrol fronterizo para lucrarse; quienes los utilizan para pagarle manos de obras baratas y aumentar sus ganancias, no le interesa ningún tipo de control.

Consciente del poder oscuro, que hay detrás del desorden fronterizo, ninguno de los candidatos presidenciales aborda el tema, para no arriesgarse a perder su apoyo.

Lo que significa, que de ganar cualquiera de ellos, seguiremos igual soportando una carga, que carcome nuestra economía y se hace cada día más pesada e insoportable. Lo peor del caso, es que tenemos a un presidente que, en lugar de enfrentar y disminuir la sofocante invasión haitiana, se arrodilla antes los poderes, que la apoyan y nos ven como la única solución de un problema, que no ha sido creado por nosotros.

¡Qué lástima! Ver a nuestro presidente, como un títere tratando de congraciarse con representantes internacionales en foros sobre los Derechos Humanos. ¡Que lastima! Escucharlo decir, que tenemos más de un millón de haitianos ilegales que transitan libremente sin que ninguna autoridad los moleste.

Siguiendo el mismo ejemplo, Luis Abinader, se puso donde el capitán lo vea y en un escenario similar, dijo que, por ser descendiente de inmigrantes, de ganar la presidencia no representaba peligro para los inmigrantes.

Entre los aspirantes presidenciales, solo Ramfis Trujillo promete que de llegar al poder enfrentará la invasión haitiana y construirá un muro en la frontera. Es el único, que ha hecho un recorrido por dicha zona para ver de cerca la situación en que se encuentra.

La aprobación de US$1.000 millones para el inicio de la construcción de la polémica barrera, entre México y los EEUU prometida por Donald Trump. Es un hecho histórico, que debe ser aprovechado por los lideres políticos de nuestro país, para comenzar a pensar en la misma solución para el problema haitiano.

Falta menos de un año para las próximas elecciones, en que la población podrá elegir si continua por el mismo camino guiado por lideres antinacionalistas, que no resolverán el problema haitiano, o cambiamos de rumbo.

Un muro es el único freno que puede detener y controlar la entrada y salida a través de nuestra frontera, porque de otra manera nadie podrá contener a una muchedumbre de gente hambrientas, que no encuentran la forma de sobrevivir en su país.

Elías Samuel Rosario Mata

Abogado, residente en Panamá

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *