La Diáspora

OTRO ENGAÑO PARA LA DIASPORA

Por Elías Samuel Rosario Mata

Ningún gobierno ha tomado en cuenta el gran aporte, que hacemos a la economía los dominicanos residentes en el exterior.  En vez de compensarnos ofreciéndonos facilidades, nos maltratan con los elevados costos de los servicios consulares, los envíos de mercancías y de los pasajes aéreo, que son los más caros de la región por la alta carga impositiva.

De acuerdo al Banco Central del 2010 al 2018 entraron más de 43,000 millones de dólares como concepto de remesas. Alcanzando para ese último año el 8% del Producto Interno Bruto (PIB). Para lo único que somos buenos, es para suplir las deficiencias del gobierno con nuestros familiares y amigos.

Antes los constantes reclamos de la diáspora y el peso que tenemos en el padrón electoral, en la reforma constitucional del 2010, se estableció la diputación de ultramar con siete diputados, que serían elegidos en las elecciones del 2012. Este hecho fue anunciado con bombos y platillos por el gobierno del PLD, para sacarle provecho político.

La diáspora celebró este reconocimiento. Pero al transcurrir del tiempo, la alegría se fue tornando en frustración, al darnos cuenta que habíamos sido engañados. Durante los años que esos legisladores llevan en el Congreso, no pueden exhibir siquiera una acción legislativa importante que nos beneficie.

No tienen oficinas donde alguien pueda ir a tratar un problema, solamente visitan a las comunidades dominicanas, para buscar votos y seguir chupando la teta.

Viven en su propio mundo, disfrutando de las mieles del poder, olvidados de los votantes que los eligieron.

Para continuar engañándonos se ha creado el Instituto del Dominicano en el Exterior (INDEX) mediante el decreto 372-2015. Bajo la dirección del doctor Carlos García, viceministro de Relaciones Exteriores, quien el 19 de agosto del 2017, dijo que dicha institución fue creada para darle repuestas a las Seccionales del partido en el exterior.

elnacional.com.do/anuncia-creacion-del-instituto-del-dominicano-en-new-jersey/

Lo que significa que el INDEX, es otra burla para la diáspora, que está rondando los 600 mil votantes. Miguel Vargas, no pudo traspasar las cortinas de hierro, con que se han blindados los líderes del PLD, para conservar sus posiciones en el servicio exterior.

Con un partido al borde del precipicio, tenia que buscarle posiciones a los principales dirigentes del exterior. Y que mejor que el engaño del INDEX, un organismo que le permitió nombrarlos y así incentivarlo a que sigan trabajando en la captación de votos a fin de mantener con vida al partido.

¡Comparte

——————————————————

APORTE ECONÓMICO

Por: Jairon Severino

Hay que decirlo tal cual lo sustentan las estadísticas relativas al sector externo: las remesas familiares, es decir, el dinero que envían los dominicanos residentes en el exterior, superan por tercer año consecutivo el valor de las exportaciones nacionales. Por cada dólar exportado en 2017 la diáspora envió US$1.34.

En 2017 las exportaciones nacionales totalizaron US$4,426 millones, un crecimiento absoluto de US$90.3 millones, es decir, un 2.1%, mientras que las remesas cerraron el año pasado en US$5,911.8 millones. Su crecimiento neto fue de US$651 millones, para un 12.4%. Estos datos también dejan claro que el aumento relativo de las exportaciones apenas representó el 13.9% del incremento de las remesas en comparación con el año anterior.

En 2016 las exportaciones nacionales cerraron en US$4,335.7 millones, mientras que las remesas familiares fueron de US$5,260.8 millones. En este año los dominicanos residentes en el exterior enviaron US$1.21 por cada dólar exportado. En este período el crecimiento de ambas actividades fue similar, de aproximadamente US$300 millones en comparación con 2015.

Al comparar lo que sucedió en 2015, los datos son explícitos. Es el primer año en que las remesas superan las exportaciones nacionales, pues por cada dólar exportado, los dominicanos residentes en el exterior enviaron US$1.23, incluso, dos centavos más que el siguiente año.

De acuerdo con los indicadores del sector externo, las exportaciones nacionales se mantienen relativamente estancadas. Así ha sido durante los últimos seis años, cuya participación en las exportaciones totales ronda entre el 42% y 47%. El año pasado, por ejemplo, representaron el 43.7% de los US$10,120.7 millones exportados, donde las zonas francas exportaron US$5,694.7 millones, un aumento neto de US$190.8 millones (3.5%) respecto a los US$5,503.9 millones de 2016.

Sin embargo, el Banco Central destaca que el déficit de cuenta corriente de la balanza de pagos (enero-diciembre 2017) se redujo por sexto año consecutivo, situándose en US$165.1 millones, equivalente al 0.2% del producto interno bruto (PIB). Este resultado, indica, está por debajo del promedio histórico y el menor en los últimos 13 años. Admite que el cierre menos desfavorable estuvo influenciado, principalmente, por los ingresos extraordinarios en las remesas familiares y el auge sostenido de los recursos procedentes del turismo.

LAS REMESAS SON LA FUENTE MÁS DIRECTA DE DIVISAS EN REPÚBLICA DOMINICANA

República Dominicana es uno de los principales países receptores de remesas provenientes, principalmente, desde Estados Unidos, ya que se estima que alrededor del 77% de los criollos residentes en el exterior se han establecido en esa nación.

Aunque las remesas familiares son la tercera fuente de ingresos de divisas de República Dominicana, después de las exportaciones y el turismo, también son la fuente más tangible y directa, ya que el dinero que ingresa por esa vía es entregado de forma física al destinatario en territorio local.

Por ejemplo, el año pasado el turismo generó divisas por un poco más de US$6,153 millones, pero es posible que en términos físicos, muy poco de ese dinero haya entrado al país, ya que los paquetes hoteleros son vendidos a través de turoperadores por vía electrónica y los pagos van directamente a las cadenas hoteleras que tienen sede en otras naciones, aunque sus instalaciones estén aquí.

Características de las remesas

El estudio “Las remesas en la economía dominicana” publicado por el Banco Central indica que poco más del 87% del dinero que llega por esa vía es utilizado para consumo interno y cerca del 13% va a inversión o ahorro de los beneficiarios.

La mayor parte de las remesas que llegan a República Dominicana proviene de Estados Unidos (71.3%), indica el Banco Central en su informe sobre la economía de 2015. Asimismo, destaca que el 14.2% viene de España, segundo país y primero de Europa como emisor de remesas. Esas proporciones responden a la cantidad de dominicanos que residen en esas dos naciones.

Los envíos de remesas desde Estados Unidos en forma individual promedian los US$215.00, aunque varía de acuerdo con la situación económica de esa nación. Un elemento que destaca es el hecho de que los dominicanos en el exterior puede que reduzcan el monto de los envíos en determinadas circunstancias, pero no reducen la frecuencia, pues la mayoría son el sustento de las familias que las reciben aquí.

Participación de las remesas en la economía dominicana

La participación de las remesas en la economía no solo se mide con base en su monto como ingreso de divisas, sino también como proporción del producto interno bruto (PIB). Desde el año 2010 las remesas registran una participación que promedia cada año el 7.1% del PIB, lo cual es una muestra de su importancia en la economía. De hecho, el pasado 2015 las remesas tuvieron una participación de 7.4% del PIB, con un crecimiento en los envíos de un 6.8% en comparación al año anterior

Formalidad

Una proporción importante de las remesas que llegan a República Dominicana es por vía informal o de bolsillo como señala el informe del Banco Central.
Los envíos de remesas formales desde Estados Unidos son hechos en alrededor de 95% a través de remesadoras y una minoría (5%) por medio de entidades financieras.

Las remesas de bolsillo puede que representen alrededor del 22% del total de envíos llegados al país, mientras que alrededor del 78% viene por vías formales.
Las normas vigentes en el país establecen que un ciudadano puede introducir hasta un máximo de US$10,000 sin reportarlo, mientras que si pasa de esa cantidad debe informarlo a las autoridades migratorias.

Entonces, muchas familias y amigos, cuando algún relacionado viene al país, le piden que lleve en efectivo sumas específicas para sus allegados aquí. Por eso se les llama remesas de bolsillo.

Pero en forma adicional, hay una proporción de remesas que se mueven fuera de registro y de estimaciones, las cuales no aparecen en las estadísticas. Esas remesas forman parte de la economía subterránea en donde se realizan transacciones tanto lícitas como ilícitas.

www.eldinero.com.do/22164/las-remesas-son-la-fuente-mas-directa-de-divisas-en-republica-dominicana/

PODER ELECTORAL

Dominicanos quintuplican su votación en el exterior

Incluyó participación en 134 ciudades en este proceso electoral

  • Dominicanos quintuplican su votación en el exterior

    Padrón. El registro de electores de los dominicanos en el exterior ha ido en aumento desde los comicios de 2004.

Juan Eduardo Thomas
Santo Domingo

La participación política en elecciones de los dominicanos que residen fuera del país se ha multiplicado por cinco desde la primera experiencia de voto en el exterior, registrada en los comicios presidenciales del año 2004.

En esa primera experiencia de voto fuera del territorio dominicano los sufragios emitidos fueron los de 35,042 ciudadanos, y en el proceso electoral recién concluido la votación emitida fue de 187,273 personas, que ejercieron su derecho en tres circunscripciones electorales.

La creciente participación por proceso electoral de la diáspora la demuestra el histórico de la Oficina Nacional de Estadística (ONE) y los resultados finales provisionales de la Junta Central Electoral (JCE): en 2008 fueron 76,713 dominicanos los que votaron y en 2012 la participación se cifró en 147,479.

En esos tres primeros procesos electorales se aprecia la variación positiva del doble de participación ciudadana entre cada elección, y de otro incremento significativo en las generales de 2016, en las que los dominicanos eligieron a 4,106 puestos públicos.

El registro de electores también ha tenido el mismo ritmo de incremento: para las elecciones de 2004 los inscritos eran 52,440 electores; en el 2008 el número llegó a 154,789 dominicanos hábiles para sufragar y en las elecciones de 2012 el padrón estaba compuesto por 328,649 ciudadanos.

El despliegue electoral del Estado dominicano ya incluye a 134 ciudades con el proceso electoral de mayo pasado, donde funcionaron 731 colegios electorales. El registro de electores para esos comicios fue 384,523 ciudadanos, 5.68% del padrón general, un dato que les permitió a los dominicanos fuera de casa ubicarse como la cuarta demarcación en importancia por cantidad de electores.

El voto fuera del país se consignó por ocasión primera en la Ley Electoral 275-97, que en su artículo 82 dice que los dominicanos residentes en el extranjero, que estén en pleno ejercicio de sus derechos civiles y políticos, podrán ejercer el voto para elegir al presidente y vicepresidente de la República.

Con la entrada en vigor de la Constitución de 2010, la diáspora dominicana ganó siete curules en la Cámara de Diputados, que sirven para representarles ante el Estado dominicano. Su elección se realiza en base a las tres circunscripciones que recogen a la comunidad del exterior.

La primera circunscripción de la diáspora corresponde al norte de América; la segunda a Puerto Rico con centro y Sudamérica, con los estados de Georgia y de Florida de Estados Unidos; y la tercera agrupa a los dominicanos que residen en Europa.

LA JCE TOMÓ MEDIDAS PARA HACERLO POSIBLE
La disposición electoral señala que la JCE dictará cuantas medidas sean necesarias para garantizar la aplicación del sistema del sufragio de los dominicanos, que vivan fuera del país. “La Junta Central Electoral, después de haber tomado las medidas pertinentes para hacer posible el ejercicio del sufragio de los dominicanos residentes en el exterior, reglamentará el procedimiento y la forma. Su ejecución se establece a partir del año 2000, pero queda a opción de la Junta Central Electoral (JCE) la fecha definitiva en que entrará en vigencia”, dice el artículo 83 de la ley.

www.listindiario.com/la-republica/2016/06/24/424358/dominicanos-quintuplican-su-votacion-en-el-exterior